Es un instrumento de sencilla aplicación y de probada validez que permite descubrir las relaciones que se establecen en distintos grupos humanos. Esta finalidad sólo se conseguirá mediante la adquisición de datos concretos,  que nos facilitan una visión global del grupo.

Los objetivos que se persiguen son:
 
1. Conocer el grado de aceptación de un individuo dentro de un grupo.

2. Conocer quiénes son los compañeros preferidos de cada individuo según los criterios seleccionados.

3. Conocer la estructura del grupo en su conjunto. Divisiones, subgrupos, fracturas, patrones sociales de género

4. Conocer los líderes y su posición relativa dentro de la estructura funcional del grupo

5. Conocer la evolución y los cambios producidos dentro del mismo grupo al aplicar en períodos diferentes el mismo instrumento

6. Localizar a las personas rechazadas por los demás

7. Localizar las personas aisladas


Una vez conseguidos estos datos a través del test sociométrico y del estudio detenido del sociograma se obtendrán interesantes conclusiones para actuar consecuentemente, a fin de mejorar las relaciones entre sus miembros, cohesionar el grupo, e integrar a las personas aisladas o rechazadas.